China diseña estrategia militar de avanzada para el siglo XXI

El gobierno de China ha dado las directrices necesarias para el desarrollo vertiginoso de una estrategia militar completa capaz de hacer frente a los grandes desafíos del siglo XXI.

El diseño del programa en mención ha supuesto el impulso de siete pilares fundamentales inherentes al sistema militar de China.

1 El marco estratégico de la defensa. Esta definición hace hincapié en el desarrollo de una defensa nacional fortalecida y Fuerzas Armadas (FA) fuertes, compatibles con los intereses propios de la seguridad nacional. Este punto además busca mejorar la efectividad de la FA medida esencialmente por el criterio de la informatización. Del mismo modo se ha tomado en cuenta la necesidad de proseguir una estrategia de autodefensa nuclear.

2 Modernización militar en tres pasos. Sugiere intensificar el desarrollo combinado de la mecanización e información, fortaleciendo lo militar mediante la ciencia y la tecnología. En este acápite del llamado libro blanco del Consejo de estado chino queda claramente establecido la predisposición para desarrollar nuevos armamentos y equipos de alta tecnología. Todo ello va acompañado de un entrenamiento incesante de gente talentosa. Siguiendo todas las proyecciones de los militares chinos, el país podría terminar la mecanización y la modernización plena de la defensa y de las Fuerzas Armadas en los años 2020 y 2050 respectivamente.

3 La defensa activa. En este apartado se establecen los objetivos de las líneas de actuación estratégica. Estos objetivos deberán ser alcanzados mediante el triunfo en guerras locales en condiciones de informatización, tomando en consideración la evolución de la guerra moderna y las principales amenazas de seguridad de China.

4 El papel de la guerra popular. Es un concepto estratégico de gran importancia en la doctrina militar china del siglo XXI. Se basa siempre en la gente para fomentar la defensa nacional, y combina una limitada fuerza activa con una poderosa fuerza de reserva. Junto a ello se procura instalar un mecanismo para una eficiente y armónica movilización nacional, activando la movilización de la economía, ciencia y tecnología, información y transporte y mejorando las fuerzas de reserva. Es de suma importancia que el Ejército de Liberación del Pueblo (ELP) subordina su desarrollo al desarrollo general de la nación, apoya el desarrollo económico y social local y consolida la unidad entre el ELP y el gobierno, y entre el ELP y la gente.

5 Cambio de la doctrina nuclear.  A finales de los 70, el ELP cambió su doctrina militar, basad a en el “juicio científico” que la “paz y el desarrollo” se habían convertido en los “temas principales” de la nueva época. En lugar de preparar las Fuerzas Armadas y la defensa nacional para una “guerra temprana, a gran escala y nuclear”, redefinió su misión hacia el “desarrollo en tiempos de paz” y avanzó su modernización por la estrategia de los tres pasos. El objetivo general de estas reformas consistió en crear “una fuerza militar poderosa de carácter revolucionario, modernizada y regularizada”, reducida en tamaño y con “características chinas”. En este proceso el ELP redujo su número de efectivos en 700 mil personas.

6 Fuerza naval, aérea, terrestre y nuclear. A partir del Siglo XXI, la Armada está desarrollando sus capacidades de “operaciones integradas en alta mar, de disuasión y contraataque estratégicas, de conducir operaciones a gran distancia y enfrentar amenazas no-convencionales a su seguridad”. Esas capacidades son tanto nucleares como convencionales. La fuerza submarina cuenta con submarinos nucleares estratégicos misilisticos, submarinos nucleares de ataque y submarinos convencionales.

La Fuerza Aérea desde los 90 hizo la transición hacia una fuerza capaz de operaciones defensivas y ofensivas y con ciertas capacidades de ejecutar “ataques de precisión de largo alcance y operaciones de proyección estratégica”.

El ejercito gradualmente hace sus unidades más pequeñas, modulares y multi-funcionales. El desarrollo de misiles tácticos y operacionales, cohetes tierra-aire y fuerzas especiales, a fin de incrementar sus capacidades de operaciones integrales aire-tierra, maniobras a larga distancia, asaltos sorpresa y operaciones especiales, constituye una de sus prioridades.

Las Fuerzas Estratégicas tienen la responsabilidad de disuadir otros países del uso de armas nucleares contra China y de ejecutar contraataques nucleares y golpes precisos con misiles convencionales. La política de la RPC se centra en el principio de no utilizar armas nucleares primero. En tiempos de paz las armas nucleares de China “no están dirigidas contra ningún país”. Sin embargo, si China está siendo amenazada nuclearmente, las Fuerzas Estratégicas entran en estado de alerta. Y si China es atacado, “utilizará cohetes nucleares para lanzar un contraataque determinante contra el enemigo”.

7. Relación con las Fuerzas Armadas de América Latina. China mantiene solidas relaciones con prácticamente todas las regiones del orbe. El “libro blanco” registra para el período 2007-2008 ese tipo de interacciones, entre las cuales destaca en América Latina la frecuencia de contactos con Chile. Citamos solo algunas de ellas.

En el año 2007, en marzo, el subdirector del Departamento Político del ELP visitó Venezuela, Ecuador y Argentina; en abril, el Jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia fue a China; en abril/mayo, el presidente de la Academia china de Ciencias Militares visitó Argentina, Chile y Estados Unidos; en mayo, el Ministro de Defensa chino estuvo en Cuba, Argentina y Chile; en el mismo mes, el Subjefe del Estado Mayor visitó Venezuela, México y Brasil, y el Comandante del Ejército chileno viajó a China; en junio, el Jefe asistente del Departamento Político visitó Colombia; en junio, el comisario político de la Armada de la ELP visitó Chile; en julio, el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas del Ecuador estuvo en China; en agosto, el comandante del ejército uruguayo; en agosto, el ministro de defensa argentino; en agosto, el comandante de la Fuerza Aérea de la ELP fue a Chile; en septiembre el Jefe del Estado Mayor del ejército brasileño visitó China y el mismo mes otro alto militar visitó Cuba; en noviembre, el ministro de defensa del Perú fue a China y en mayo del 2008 hizo lo mismo el comandante de la Fuerza Aérea de Chile.

A modo de conclusión cabe destacar la visión progresista de un estado moderno como China que ha sido capaz de consolidar un territorio bajo control efectivo, una moneda y una Fuerza Armada propia. Valiéndose de este ejemplo incontestable seria vital para la naciente UNASUR producir pronto un libro blanco militar. Sin ninguna duda seria un salto cualitativo en la constitución de un Estado hemisférico sureño, capaz de resistir a la Doctrina Monroe.

Anuncios

Acerca de belator1978

Periodista Internacional. Magíster con mención en Problemática Internacional. Especialista en conflictos armados y política exterior.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s